29 ago. 2009

Good-bye, friend

It’s hard to write
Good
Bye letters.

Schoolgirl tales of lying under the recess sun
Laughing a little
Sipping a little juice
Again again again everyday.

So many day trips day dreams night calls and night adventures
Trippy trippy trips and conversations.
Buses.
Kisses on the mirror.
Sleeping over from the very early days
(confessions and omelette mornings)
To the times you were my only friend
Who could work the lock.

Puzzling abysmal differences
Family religion style music interests personality
Ways we deal

Leaning against the wall…
The wall is each other’s backs.
We don’t need to be looking in the same direction.

Fits fits (crying laughing craughing) fits
All those weird friend messes we always got in
And out of.

I’m not leaving.
I’m not going anywhere.
You don’t have to go either.
You’ll just be suspended in the air for a while
Then you’ll land on this same land
(no oceans in between us I don’t think)
You’ll see the same
C o n S t e L L a T i ON s
(I guess the clouds might be different)
And I’ll be tucked inside your computer.

I already miss you.
Every moment is missed as it flies by in is glory that is the present
(A present)
The rivers flow the fishes mingle but soon come angry forks
(but all rivers lead to sea)
You see?
We’re running down parallel lines.

All your fears I carry in my handkerchief. I promise they won’t fly out to get you
I know you as well or better as you know yourself.
Doesn’t that give you some kind of comfort, like the moon’s steady gaze?
I’m sorry I couldn’t write
Normal words.
Normal was really never our norm.
Please keep my words
All of them
Not these but the words of these three years…
Words are what bonds are actually made of,
Bonds that can paper-cut time.
The words and the memories
Like those scars and those bracelets
And those pictures and comments
Film
Negatives
Paint splatters
The contents of a Marry Poppin’s bag
Tattoos and piercings
Things I know will never wear away….

I’ll see you in December.

27 ago. 2009

(Inserte título aquí)

No son fórmulas

Gris letra palabra lápiz papel ventana ciudad

O quizá lo son

Rechaza la rima

A l i t e r a c i ó n

Re
Nueva elenguaje
(¿enjuague?)
La
L
Una

Canción


Y que tanto de
Penda
De un teléfono
Negro
Sobre una mesa
Roja
Que nunca nunca
Suena.

25 ago. 2009

Sonnet 23

As has happened before, Shakespeare is able to express my jumbled-up feelings. A beautiful sonnet for a love confession.

As an unperfect actor on the stage
Who with his fear is put besides his part
Or some fierce thing replete with too much rage
Whose strength's abundance weakens his own heart,
So I, for fear of trust forget to say
The perfect ceremony of love's rite
And in mine own love's strength seem to decay,
O'er-charged with burden of mine own love's might.
O let my books be then the eloquence
And dumb presagers of my speaking breast
Who plead for love, and look for recompense
More than that tongue that more hath more expressed.
O learn to read what silent love hath writ
To hear with eyes belongs to love's fine wit.

21 ago. 2009

Untitled Dialogue

Stony look in his eye:
My, my, the time.
Snow shadows covering in dark the sidewalk.
Then white.
What happened here? And
To me?

You’ll never know.
He didn’t even say goodbye.

20 ago. 2009

Condemned

He was so hard to love because he found it so hard to love. Sometimes he would play tricks on himself and fall in love (or adoration?) with ones who would never love him back. He was her pocket-sized mirror, her wierd fish.

Él era su musa y un día quiso engargolarle todo lo que había escrito sobre su sombra, los laberintos de todas las palabras que nunca pudo decirle. De pronto desaparecieron las palabras. Todo lo que había alguna vez vaciado, brotante ambiguo del hoyo diamante de su panza, parecía el garabato mental de una niña delirando.

She couldn't give it to him. She couldn't say those words she really didn't understand, the "you are the sweetest child". She was tired of playing ping-pong and running to the other side of the table and grabbing his arm and playing for him. It was exhausting. Exhausting but not unfair because she asked him to play in the first place. She was running around in circles when in the end she was doing what she was condemned to do: leaving the ball in his court.

Cansada, cansada, cansada es la palabra. Desgastada y desperdiciada. Es como si él no existiera, porque todo el juego ha sido con ella misma. ¿Qué era el? Ésa es la pregunta importante. Una mañana se paró y sí pudo decirle que le causaba dolor. Él no entendió pero tampoco cuestionó, siguió con la no acción. Por fin la realidad la alcanzó y le pisó los talones y ella tropezó y salió del ensueño- despertó. Lo miró y se rio porque lo vio chico, insignificante al lado de ella, y le dijo un amable adiós. Por fin se había librado de él.

She pictured them in the living room, suddenly he saw the way her hair fell on her face and covered one eye and lined her nose and her twisty smile was full and vibrant and scooped down like a slowly falling angel for a kiss. "Don't do this to me!" she said; after some seconds of everything making sense the vertigo made her part. "I'm sorry," he replied. A sugar tear slid down her cheek. "Why?" she asked. "I don't know why". "See why you hurt me? You know it's all I ever wanted, but I had finally been able to put it aside, maybe on the other side of the table, where I can see, but not touch". "Why not touch?" he inquired, "I hadn't seen it before, but now that I have, I want it all". Part of her, the part that had always hoped, vibrated so hard that she almost fainted. A salty tear slid down her cheek and for a brief second she was immortal, and when she came back to earth she was willing to die if the winds of fate requested it...

Pasó el tiempo y todo siguió igual. Ella intentó quitar sus expectativas, sus sentimientos abrumadores de amor y de ternura. El oleaje se tranquilizó, bajó la marea. Fue luna y un lobo le ahuyaba, ya no ahuyaba ella ante un cielo nublado y oscuro. Él se convirtió en su hermano.

Love plays strange games and suddenly her feelings faded and crawled their way to him. Time is love's fickle archenemy, so she had to give him the bitter "it's too late".

Ella cerró los ojos, enganchó con las puntitas de sus dedos del pie la orilla de la esquina de la fachada del edificio y el piso de la azotea, cielo gris anocheciendo cables de luz y pararrayos, y casi saltó. Abrió los ojos y no lo vio más, lo borró de su vida y sopló alegremente las basuritas de la goma de la papelería.




She opened her eyes and all these were just dreams. One night's multiple dreams with different endings but all the same beginning. And, being morning, she was there again, right at the beginning.

18 ago. 2009

self portrait



this is me.... at night i grow owl eyes and owl pain and cry... there are two kinds of nights, sleepy nights and dark desert nights.

i will smile at you if i meet you
i enjoy eating but am losing my appetite
i no longer know if im happy or not but are almost always satisfied
there are few big surprises but many little ones in my life

i alway lose things
i run and jump
i stare directly at the sun, only when crossing bridges
i like my morning walk
i want to bend into all shapes and sizes
i don't mind ants on my legs
i like canopy beds

my head is my world and my jail cell- labyrinth
i cant stay still and get land-locked blues
i like punctuation, but not capital letters
i think we are all empty suits of armor... we are what is outside
inside me, there is only water






*fotos cortesía de monica

15 ago. 2009

This needs time

We could decide time isn't a rhyme. Monday Tuesday Wednesday. Saturday feels different. It feels like the only day that isn't a wait for tomorrow.
For the first time in a long time I spontaneously sat to play the piano on a Saturday night.
Heavy eyelids and a song called Driving Sideways.
Sideways is the best way.
If we ever played a duet, our fingers would jumble and mix together and truly dance the best dance.
I can't hide it anymore, and I really don't like it either. I'm no longer denying the urge I have to tell you that I want to marry you maybe in five years. And try to be apart the least amount possible until then.
Time is a disguise, and it's all I can rely on. And that word I hate, as colorless as the color you get when you mix all the colors: love. Love is hard to rhyme.

12 ago. 2009

Los dioses del olimpo

¿De qué se trata la Iliada?, preguntó mi maestra de textos grecolatinos de la facultad, exhalando humo como la oruga de Alicia en el País de las Maravillas. Al parecer, no se trata de la Guerra de Troya. Ahí lo adivinaba, y ahora lo sé, que a lo que se refería con esto es que lo trascendente de la Iliada es, más allá de su épica narración de una guerra, la épica narración del poco control que tienen los hombres de su vida y de los hechos, siempre a merced de los múltiples dioses del Olimpo, finalmente reflejos de ellos mismos.
Yo leía bajo un árbol este libro de fantásticas hazañas, me acomodaba, se me encajaba el tronco del árbol en la espalda, me recostaba, sentía hormigueo y veía una pequeña arañita en la página, alzaba el brazo, los rayos de sol penetraban mis anteojos haciendo prismas en el aire, y me quedé dormida.
¿Qué tanto permanecen esos dioses del Olimpo, esos personajes emocionales que se cuelan a los campos de batalla, disfrazados de soldados cualquiera, a tentarnos para hacer su voluntad? ¿Seguimos dejando sacrificios en altares y pidiendo buena suerte, siendo a veces escuchados, a veces favorecidos, y otras no, algunos nunca, algunos siempre, y muchos siempre en el intermedio, en la incertidumbre? Me parece que sí. Pero cada vez hemos creído más en el hombre. En el hombre que controla su situación, dueño de su circunstancia. ¿Es fatalista darle crédito a las fuerzas externas, a los remolinos del caos que nos envuelven? Me parece más creíble el politeísmo caótico de los griegos que el monoteísmo abstracto que siguió... extrañamente paralelo a la exaltación del hombre.
Me despierto. El sueño me agarra cuando le place y me brota, desorientada, y sigo leyendo sobre Atenea de los grandes ojos y Héctor, caro a Ares. Me paro y me alejo del árbol, árbol delicioso como tantos, con el fin secreto y último de ser un respaldo para leer y las divagaciones mentales que causa. Camino por la facultad y casi decido entrar a una clase de filosofía (¿casi decido? ¿decidí o no? Las clases todas duraban dos horas; eso no lo decidí. Sí decidí no entrar por eso). Voy caminando a la estación de camiones que me llevarán a casa, ya puedo sentir las gruesas páginas acumuladas en mi morral que sólo contiene ese frágil libro, pero no encuentro mi monedero, el más valioso elemento de mi mochila porque es tiempo y dinero condensado (tiempo de trámites para reponer las múltiples credenciales, dinero en las tarjetas y en billetes), los más altos valores de nuestra sociedad. Regreso, queriendo correr pero no pudiendo por un dolor de caballo que me obliga a ir a paso lento.
No me doy cuenta de quiénes me miran ni de qué color está el cielo. Estaré yendo al mismo ritmo que siempre, pero mi cuerpo está en una tensión desorbitante, lo cual lanza al mundo a un frio abismo y lo aleja de mí. ¿Cuántas hormiguitas de personas corren ahí, en el inmenso lugar donde, por alguna parte, tiene que estar mi monedero? ¿A quién acudiré para encontrarlo? ¿Alguien que me mandará a otra recepción, a otra fila, hasta que termine tejiendo una red con los inútiles trayectos laberínticos que iré trazando? ¿Habrá solución para esta pérdida? Claro que la habrá, la vida sigue, pero no veo cómo, y aunque no vea cómo, está ocurriendo, ya pasó, ME pasó, los engranes siguen girando y no giran para atrás.
Ya casi llego al árbol. El sol comienza a coquetear con el horizonte, apenas le está echando ojitos. No creí ver esta hora del día hoy en este lugar, pero me tocó de cierta forma. Ahí, entre el pasto, el bordado de flores con fondo negro de mi monedero se asmoa, haciendo un ingenioso camuflaje (algo psicodélico, pero la gente al parecer se lo tragó). Nadie lo vio, y si lo vieron, no lo agarraron para buscar al dueño, ni para robarle sus tesoros. Los dioses (quizás en forma del árbol, haciendo juegos de sombras para que nadie lo viera, o encarnando un alumno que orientó a sus amigos hacia la sombra de otro árbol) me lo guardaron, y desde por encima de las nubes o las hojas o donde sea que se escondan sentí vibrante un mensaje de advertencia. No puedo contra ellos, claro está. Que ni lo dude, me dicen, riendo. Pero soy persona, obro, elijo, soy como ellos (aunque mortal, y chiquita, y vaya qué cómica ¿o trágica? figurrilla soy) y lo tengo que asumir.
Después de tanto crecer y decrecer (de tamaño, como Alicia con todas las cositas que se toma por ahí), me sentí fatigada, y el sol pegaba duro, y sólo quise ir a mi casa para leer más sobre los antiguos hombres, que sabían bastante más que yo.

9 ago. 2009

Fever Dreams

Some days her shape in the doorway
Will speak to me
A bird’s wing on the window
Sometimes I’ll hear her when she’s sleeping
Her fever dream
A language on her face

I want your flowers like babies want God’s love
Or maybe as sure as tomorrow will come

Some days, like rain on the doorstep
She’ll cover me
With grace in all she offers
Sometimes I'd like just to ask her
What honest words
She can’t afford to say, like

I want your flowers like babies want God’s love
Or maybe as sure as tomorrow will come





Canción de un grupo indie llamado Iron & Wine. Voz y guitarra suaves, letra impactantante. De esa letra con múltiples interpretaciones, o más bien diferentes evocaciones para cada que la lee (y escucha).

8 ago. 2009

El otro lado de la acera

Salí del metro, iluminado amarillo nostalgia, con muchos colores gris beige y naranja, y por las escaleras de salida se asomó un charco que terminó mojando las orillas de mis pantalones de manta cuando lo crucé. Subí las escaleras con sonidos de hule mojado besando el frío piso, con la cabeza para arriba miranado el cielo con sus tonos de gris. Era el epílogo de una tarde lluviosa, con una lluvia temperamental y escandalosa pero poco duradera, y por la ventana de un café económico se asomaba la cara redonda sonriente de un joven gordito con una polo roja cenando con su familia. Di vuelta a la esquina y me seguí por la acera, sin cruzar la calle para el lado donde está mi edificio. Nunca me había quedado de ese lado, siempre había cruzado la calle, mirando por los dos lados, y pasado la óptica y el edificio de consultores y la mansión con cámara de vigilancia, pero esta vez no lo hice. Caminé del otro lado y fue como otro día, otra hora de la tarde, ya no mi calle, un lugar oscurito, envolvente, y hogareño y me gustaba, y era familiar como lo es una foto de tu cuarto desde un ángulo que no lo sueles mirar. Me gustó ese lado de la calle.

6 ago. 2009

One

se conocieron. él la conoció a ella y a sí mismo, porque en realidad nunca se había conocido. y ella lo conoció a él y a sí misma, porque aun habiéndose conocido siempre, jamás se había podido reconocer así
(italo calvino)

Musicians make many instruments one and one sound like many

I get a book and my glasses and need nothing else- maybe my computer to open a void with everyone else (computers?). Screens and pages… words and images… thoughts in blurry abstract form. What else is my world? Music that pierces the walls and the air (or only my ears?). Turkey sandwiches? A cup, a glue stick, a dusty windowsill?

We are incomplete in our completeness, in our complete integration of incomplete parts thus we never are completely one part but one in parts or parts in one. And in that one is the hole(or need of two to make one)of another one, a one to make two because a part that is a whole is incomplete without that hole that needs filling, so only when two are one is one really one. Is that why I know I am alone, but less than one? Precisely because of that 1-shaped “l” that changes a one into a half, alone. If I am already two (or more) why do I need another one (or two?). It seems that one does not exist.

3 ago. 2009

Tertulia

Palabras-paletas. ¿Qué tan rica puede ser una palabra? Bueno, pero si todas se pueden saborear. Y hay que hacerlo. Yo me atraigo siempre por la gente que me comenta, algún día y sin previa advertencia, que alguna palabra le gusta. Te darás cuenta que no es todo el mundo. Yo ebullo pensamientos analíticos tragico-cómicos (o viseversa?) de la realidad todo el tiempo, y expresarlos es un antojo natural. Todos tenemos ese antojo por expresar, pero para algunos es menos intenso y lo que comunican es... y son personalidades nada más... mucho menos distinguido. Distinguido de diferente. Distinguido de raro. Distinguido de enfoque individualista.Es en estas expresiones que te das cuenta felizmente de quienes, por ejemplo, se asombran con las palabras .
Me gusta la palabra tertulia. Me gusta, la verdad. Suena un poco a sonido de pájaro, un poco a simple y sencilla diversión, y es algo traviesa... Y no lo había notado hasta que alguien me lo comentó, alguien común (colorido) pero persona que camina y habita y usa la compu y anda en el metro y es como cualquiera pero se agrega a la lista siempre creciente de la gente (que por lo tanto deben quedar miles) en alguna forma como yo, miles de INDIVIDUOS que aunque sean sociedad, como yo, no son MASA y eso me alegra.... gracias... a todos... a todas las personas que piensan diferente y que me provocan seguir expresánome, seguir amando la conversación y el intercambio de ideas porque pensamos diferente, sí, no es que sea intolerante, pero tenemos la misma intensidad, el mismo joi de vivre, y la misma apertura mental (y lo glorioso está en la forma). Y volvemos a
Tertulia...tomemos vino, platiquemos, imagínanos todos, todos juntos en una sala de estar infinita, sin tener que preguntarnos quiénes entre todos aquellos, quiénes entre los que van caminando como hormigas en el transborde de estación del metro, son también individuos.