20 jul. 2010

El origen de los delfines

"Mira," dijo ella, levantando sus dedos arrugados por el agua, "comienza la metamorfosis."
"Sí", respondió, "cuando todo acabe seremos parte de la laguna. Como el pájaro allá. Seremos delfines."
"Sí... poco a poco nuestra piel se arrugará y se acumulará en una capa tersa pero resbalosa que nos irá amoldando..."
"Y de pronto, nuestras piernas serán como aletas y recuperaremos la condición física dentro del agua"
"Podremos movernos con cada vez más agilidad y gracia sin el ensueño del esfuerzo"
"Atraparemos peces, y ya con más facilidad, y nuestro organismo se acoplará a esa alimentación y nos haremos fuertes"
"Y podremos aguantar cada vez más la respiración y el agua se volverá nuestro medio"
"Y ya seremos delfines, no volveremos a la tierra"
"Sí... ya comienza. Comienza el proceso".

Miraron sus dedos, patalearon, y sonrieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario