24 dic. 2010

Oráculo en el templo, libro y tacita de té. Madre. Tierra.

Bienaventurada cizaña
Hoy el azul se juntó con el blanco y se hizo rojo.
Voló al centro de la tierra, y ella se estremeció.
El mar y el fuego se rozan recordándose
La buena nueva: el Origen
Mal
Entendido.
La máscara de los sueños te la pones para vivir
No dormir
Dormir...
Las cosas bellas son difíciles.
Sólo navíos navegan, faros ciegos.
Los navíos te navegan, vana luz.
Vida orgullosa: empieza a tragarte o nunca serás Sol.
Nunca serás sistema, Sol.

Nunca digas nunca, mi borrego.
Tus oídos tienen mucha sal de mar.
La lana... ese frío original
Te impide ver el tamaño de tu abundancia y humildad.

¿Si el ojo es el pastor?
El pastor no siempre ha estado aquí, pero tú sí mi corderito.
Él sólo trae disfraz de mago, no le hagas caso, viene del cielo.
Sólo sigamos caminando.

No eres mentira tortuga, eres mi caparazón.
Mi pecera.
Te veo cambiar como yo, no envejeces tampoco.
Sólo te vuelves sabia. Con pesados párpados,
Órbitas casi al cielo.
Te escondes debajo de esa piedra.
Crees que la piedra es lo más grande que hay....
Qué coherente, ya eres maestra.
El elefante me ve a mí, así que sé que existe, ten cuidado.
A mí me tiene miedo porque no puede saltar.
No me reconoce porque soy pequeño
Como una navaja sutil: ¡Voluntad!

Dejemos hablar al viento, un rato, hasta que suene el despertador.
Campanas. Klaxons.
¿Son lo mismo no?
Quieren que salgamos de la cama y nos quieren separar.
Quieren que nos perdamos, que dejemos de sólo guiar.
De esperar.
Hasta desesperar.
De evolucionar.
Hasta devolver
Volver
De
Volver.

La respuesta cuando oyes Amor
Es Gracias.

Es un Cantar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario